DODGERS INICIA SERIE MUNDIAL CON SOLIDO TRIUNFO ANTE RAYS

Mookie Betts se robó dos bases en un mismo turno y luego se tiró al plato para comenzar un rally de cuatro carreras y encaminar la victoria de los Dodgers en el Juego 1 de la Serie Mundial ante los Rays. No conforme, un turno más tarde, el outfielder pegó un cuadrangular en solitario para hacer un guiño al equipo angelino, que puso todas sus fichas por él apenas hace unas semanas al otorgarle un jugoso contrato por 12 años y 365 millones de dólares.

Betts se convirtió en el segundo pelotero de todos los tiempos en la Serie Mundial con una base por bolas y múltiples bases robadas en una sola entrada, una hazaña solo conseguida por un tal Babe Ruth en 1921. Por si fuera poco, se unió a Chase Utley como los únicos jugadores con un home run y dos bases robadas en un mismo duelo del Clásico de Otoño, historia pura escrita por un hombre que los angelinos llevaron a sus filas para brillar en los grandes momentos, tal y como hizo hace par de años frente a ellos vistiendo la franela de los Red Sox.

La Diosa Fortuna estaba tan embelesada con la novena de Los Ángeles, que desmarcó a Clayton Kershaw de sus demonios en Postemporada, y en labor de seis entradas le permitió lanzar ocho ponches para elevar a 2.88 su efectividad en estos Playoffs en el primer juego en la carrera de Kershaw (temporada regular o Postemporada) que los bateadores fallan en el 50 por ciento de sus swings contra él en una salida de al menos 25 lanzamientos.

#QPY