ICE explica sus objetivos para los arrestos y deportaciones

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) anunció este jueves las nuevas directrices que regirán temporalmente sus operaciones tras la llegada de Joe Biden a la Casa Blanca.

La agencia federal centrará sus operativos en los inmigrantes que suponen un riesgo para la seguridad nacional, en aquéllos que han cometido delitos graves, y en los que cruzaron hace menos de cuatro meses la frontera, lo que puede frenar drásticamente las detenciones y deportaciones de indocumentados.

“Al concentrar nuestros limitados recursos en los casos que representan una amenaza para la seguridad nacional, nuestra agencia ejecutará con mayor habilidad y eficacia su misión de aplicación de la ley”, dijo el director interino del ICE, Tae Johnson.

Las nuevas directrices de ICE definen qué casos son considerados una amenaza a la seguridad nacional, la seguridad fronteriza y la seguridad pública. Además, establecen que deberá haber proceso de aprobación previo por parte de los responsables de la agencia para detener a otros indocumentados que no entren dentro de esas tres categorías, aunque los agentes se los encuentren durante sus operativos.

Las personas que representan una amenaza para la seguridad nacional son aquéllas de las que se sospecha que hayan participado en actos de terrorismo o espionaje, o cuya detención es necesaria para la seguridad del país.

#QPY