El sexo y la comida cuidado si los llegas a mezclar en la cama

Los juegos sexuales para disfrutar de nuevas experiencias o reavivar la llama del sexo en pareja a menudo incluyen el uso de comida, sobre todo, de alimentos como la nata o el chocolate, entre otros. Este tipo de prácticas que pueden resultar eróticas no están exentas de riesgos desde el punto de vista de la salud sexual.

En concreto, esta especialista apunta que la inclusión de alimentos al realizar ciertas prácticas sexuales como el sexo oral puede aumentar el riesgo de desarrollar infecciones a nivel genital como la uretritis y vaginitis y aquellas relacionadas con el tracto urinario o anal (proctitis). “Debe evitarse poner o introducir bebidas o alimentos en genitales, o mucosa anal ya que, por ejemplo, alimentos azucarados pueden favorecer la aparición de infecciones bacterianas a nivel genital, urinario o anal; también hay que tener en cuenta, que los alimentos utilizados pueden estar colonizados por microorganismos previamente y dar lugar a una infección en la mucosa en la que se introduzca”.

En esta línea, la portavoz de la Seimc recomienda evitar introducir alimentos en los genitales o en el ano tales como fresas, chocolate, nata o miel. A su juicio, tampoco se aconseja introducir en estas zonas lubricantes caseros en forma de aceites y productos de masajes que solo son aptos para la piel.

#QPY