Infecciones sexuales, son necesarias pruebas de forma rutinaria?

Y, ¿es necesario realizar estas pruebas de forma rutinaria para descarta posibles infecciones de transmisión sexual? Los especialistas preguntados por CuídatePlus coinciden que, en principio, las personas sexualmente activas que toman medidas de protección y evitan prácticas de riesgo no necesitan hacerse exámenes serológicos de forma habitual.

Cribados en población de riesgo

“En centros de atención a ITS solemos hacer cribados en ciertas situaciones (personas que ejercen la prostitución, por ejemplo) o en usuarios de profilaxis pre exposición al VIH (prep, medicación para prevenir el virus del VIH)”, matiza Arranz. Para realizar este tipo de pruebas no existen una edad inicial, sino que depende de la actividad sexual de cada uno, según este experto, y su frecuencia es de seis meses, cada mes en el caso de pacientes con la prep.

En este punto, González indica que “en aquellas personas con relaciones de riesgo frecuentes y no protegidas se debe indicar de forma periódica, ya que las ITS pueden cursar de forma subclínica (asintomáticas o casi sin síntomas) y su detección y tratamiento precoz puede evitar complicaciones y la transmisión a otras personas”. Asimismo, este experto advierte que “las personas sexualmente activas con relaciones habitualmente protegidas o en parejas cerradas el cribado de ITS se debe indicar de forma dirigida, en relación a la existencia de síntomas propios o de la pareja o a la sospecha de exposición al haber fallado las medidas de protección”.

#QPY