Las relaciones prohibidas son mas excitantes y ¿más placenteras?

La sexóloga de Instituto Centta considera que “muchas personas necesitan esa adrenalina y dopamina que genera la incertidumbre de lo nuevo y prohibido para continuar, para darle sentido a su vida, para hacerla más excitante o emocionante, aunque en el fondo se tenga certeza de que no es lo ‘correcto’. Según diversos estudios, renunciar a lo prohibido en grupo suele resultar más sencillo que de manera individual y es por ello que, en ocasiones, ante la posibilidad de caer en lo prohibido, se decide hacerlo de forma discreta sin comentarlo con el entorno cercano”.

Además, dice esta experta, muchas veces aparecen pensamientos del tipo “y si…” de la alternativa no escogida, lo cual potencia poner el foco de atención en aquello que no parece estar al alcance y continuar idealizándolo.

Pastells indica que, a pesar de la gran diversidad y posibilidad de relaciones, todavía crecemos pensando que las relaciones románticas de pareja deben seguir una pauta de atracción sexual e intimidad que nos llevará a un compromiso a medio o largo plazo. Pero la realidad puede ir por otros derroteros. Así es para las personas con menos tolerancia a la rutina, que prefieren los brotes de sensaciones antes tener que mucha tranquilidad en una relación, que tienen tendencia a buscar novedad para sentir más intensidad y placer, o que sencillamente temen al compromiso por diferentes motivos.

#QPY