Por qué nos hace sentir mal tener muchas parejas sexuales?

El sexo tiene un componente social marcado por la perspectiva de género que en ocasiones puede llevar a prejuicios, algunos de ellos relacionados con el hecho de tener muchas parejas sexuales, una percepción que varía a nivel individual. Pero, ¿por qué esta comparativa o tener más parejas sexuales que el resto a veces nos hace sentirnos mal? “Puede ser por muchos factores: educación más conservadora, estigma social, miedo al contagio de infecciones de transmisión sexual (ITS), falta de educación sexual positiva, religión, etc”.

Cuando una persona considera que ha tenido demasiadas parejas sexuales en comparación con su entorno o con lo que ella misma cree normal es posible que experimente miedo a ser juzgada, rechazo hacia sí misma, impotencia por no encontrar a la persona que crea “sea la adecuada”, entre otros sentimientos. En este sentido, un factor que desencadena sentimientos de frustración es la comparación con el entorno que puede afectar de distintas formas en función de las personas que lo compongan. “Si el entorno es más conservador y se mueven en la monogamia y parejas estables con hijos, es posible que aparezca la frustración”, afirma Mira, sobre todo, si se trata de personas que creen que esa es la vida de que deben tener. “Además, puede aparecer la creencia de que no se comprometen con nadie y eso puede provocar mucho malestar, como que no llega esa persona adecuada ”, añade.

En este contexto, Mira subraya que el hecho de tener muchas parejas sexuales no significa “tener una tara” y recuerda la importancia “de aceptar que somos seres sexuales y que el problema no es tener o no pareja”. Para esta sexóloga el problema radica en la concepción social del sexo y los tabúes que existen en torno a la sexualidad y las relaciones sexuales.

#QPY