Relación entre los anticonceptivos orales y la obesidad

“Para una mujer, independientemente de otros factores que tengan que ver con la obesidad (como la dieta o la actividad física), el uso prolongado y continuado de anticonceptivos orales podría multiplicar prácticamente por tres su riesgo de desarrollar obesidad a largo plazo, en comparación con mujeres en las mismas condiciones que no los consumen. De hecho, a día de hoy, hay mujeres que dejan de tomar anticonceptivos por este motivo.

El equipo de expertos del Ciberobn, pertenecientes al Departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Navarra, valoró prospectivamente el riesgo de desarrollar obesidad en 4.920 mujeres jóvenes (de 28 años de media de edad) graduadas universitarias españolas durante más de ocho años de seguimiento. Todas ellas, que inicialmente no padecían obesidad, se clasificaron en dos grupos, en función de si utilizaban o no de forma regular anticonceptivos orales. El uso de anticonceptivos orales y el índice de masa corporal (IMC) se evaluaron al inicio del trabajo de investigación y cada dos años durante el seguimiento.

Respecto a cuánto aumentaba el índice de masa corporal de las mujeres que usaban regularmente anticonceptivos orales, “nuestro estudio se centró principalmente en la probabilidad de alcanzar un IMC de 30 kg/m2 (considerado ya como obesidad), más que en el cambio medio, puesto que las participantes que pierden peso enmascaran los cambios de peso del resto”, puntualiza el autor.

#QPY