Ten cuidado porque el tamaño de la próstata sí importa

Muchos hombres nunca han oído hablar de la hiperplasia benigna de próstata (HBP). Para aumentar la información y el conocimiento sobre esta patología, y coincidiendo con Movember -movimiento centrado en la concienciación de la salud masculina que se celebra en el mes de noviembre-, Juan Ignacio Martínez Salamanca, de la Asociación Española de Urología (AEU), explica a Cuídateplus que se trata de “una enfermedad benigna que afecta principalmente a la próstata de los hombres por encima de los 40 años. Según aumenta la edad, puede ir haciéndose más evidente. Se debe al crecimiento de una parte concreta de la próstata, precisamente aquella que abraza a la uretra (el conducto de salida de la orina desde la vejiga), lo que origina que el paciente orine con dificultad y tenga otros síntomas asociados”.

El urólogo señala que las causas definitivas que producen la HBP no se conocen, aunque parece que tiene una fuerte influencia hormonal, y, sobre todo, está relacionada con la edad. “Los síntomas de HBP raramente aparecen antes de los 40 años de edad, afectando al 14% de los varones de 40 a 50 años; al 50% de hombres en la sexta década de la vida; y hasta al 90%, a partir de los 70 años. Es una de las enfermedades más frecuentes y de mayor morbilidad en el varón anciano, con importante repercusión en su calidad de vida”, cuenta Martínez Salamanca.

¿Los síntomas de hiperplasia benigna de próstata son reconocibles?

Existen dos tipos de síntomas del tracto urinario inferior que los pacientes con hiperplasia benigna de próstata pueden reconocer fácilmente, según el especialista en Urología.

La disminución de la fuerza o la interrupción del chorro al orinar, la dificultad para iniciar la micción, el goteo tras terminar de miccionar, la sensación de vaciado incompleto de la vejiga, la percepción de urgencia, la frecuencia miccional durante la noche y el escozor al orinar.

Y también pueden aparecer síntomas que sugieren complicaciones: retención de orina, sangrado con la orina o infecciones de orina.

“Estamos muy acostumbrados a recibir a pacientes con esta enfermedad que consultan con mucho tiempo de retraso, lo cual origina que podamos ver complicaciones o estados muy avanzados de la HBP que podrían haberse evitado si hubiesen sido tratados antes. Si comienzan a presentar síntomas como los descritos antes, deben consultar con su médico para que estime si precisa de una valoración por el urólogo”, aconseja Martínez Salamanca.

#QPY